ansiedad

Se ha detectado que la crisis económica es un factor detonante de la ansiedad y como no, si cada día el dólar esta más alto y el euro se ve como una estrella lejana en el infinito. En México existen 14 millones de personas con esta enfermedad, cifras dadas a conocer por la encuesta nacional de Epidemiología Psiquiátrica en México.

El problema se vuelve más severo cuando algunas personas comienzan a experimentar una serie de trastornos en su salud por la preocupación, el estrés y la ansiedad que causa un panorama como el que nos pintan los medios de comunicación, que parece no tuvieran otras noticias que mencionar más que las malas y las peores.

La ansiedad es una respuesta de nuestro organismo ante situaciones de alerta, como el temor a perder algo importante o tratar de recuperarlo. Es un sentimiento que propicia una serie de reacciones químicas en el organismo (como la producción de adrenalina), para enfrentar un problema.

Sin embargo, cuando se maniefiestan las alteraciones antes mencionadas y nos impiden actuar de manera acertada la ansiedad se vuelve un padecimiento que nos impide actuar de manera acertada, afectando la calidad de vida, nos puede afectar directamente en la pérdida de empleo, incapacidad para cumplir compromisos adquiridos (colegiaturas, créditos, rentas), pérdida de ahorros, bienes o acciones y la incertidumbre ante algún imprevisto (accidente, enfermedad, etc.). 


¿Sufres de ansiedad?

Algunos de los síntomas del trastorno de ansiedad son: sensación de estar en tensión o al borde de un ataque de nervios, fatiga, dificultad para concentrarse, tensión muscular excesiva, alteración del sueño, inquietud.

¿Cómo evitarlos o disminuirlos?

Aunque no hay recetas para enfrentar la ansiedad, ya que cada persona es distinta de acuerdo a su educación, cultura, creencias, estado de salud, etc.; Gente contra la ansiedad recomienda lo siguiente:

  • Concéntrese en el presente. No piense en cosas que no han sucedido (tal vez ni siquiera sucedan)
  • En vez de preocuparse… ocúpese. Puede ser una oportunidad para replantearse prioridades en la vida.
  • Ponga a funcionar toda su creatividad. De muchas crisis (enfermedades, guerras) han salido grandes empresas.
  • Cuide más que nunca su salud. El alcohol, los cigarrillos y otras drogas no desaparecen los problemas. Trate de llevar una vida saludable.
  • Hable de sus inquietudes con amigos y familiares. Expresar sus sentimientos e ideas ayudan a desahogar y liberar estrés.
  • Elabore su plan de contingencia. Reajuste sus gastos y cuide todos sus recursos y bienes.
  • Sea paciente. Haga ejercicio, yoga y/o relajación.

Las crisis económicas son parte de un proceso que tiene sus ciclos. Hay circunstancias que no están en nuestras manos resolver (uno quisiera la paz del mundo, por ejemplo); sin embargo, cada quien debe hacer lo que le toca: los gobiernos, la sociedad, la familia y cada persona aportará su grano de arena para que la situación sea más llevadera para todos. 


0 comments

You must be logged in to post a comment.