napa-valley-wine-tour-limou

Canadá es por suerte mucho más que miel de maple o English Muffins, cuando uno tiene la oportunidad de recorrer las calles de algunas ciudades se dará cuenta que cada lugar es diferente uno de otro así como sus especialidades.

Por ejemplo, ir a Charlottetown en la Isla del Príncipe Eduardo, es darse un banquete de mariscos. Aquí exite un paquete llamado “Meet the Neighbours” (Conoce a tus vecinos) con el cual puedes pasarte el día atrapando langostas, excavando en la arena en busca de almejas o abriendo ostiones en su concha.

Un lugar muy recomendable para hospedarse es Briarcliffe Inn, un encantador hotel cerca de Salutation Cove. Aquí puedes preguntar a los dueños, Mary y Bill Kendrick, en dónde puedes ir por comida auténtica de la isla; la temporada ideal para visitar el lugar es de junio a agosto.

Si lo tuyo son los vegetales, el paraíso de la setas es Québec, en especial Saint-Roch-de-l’Achigan, unos 40 minutos al norte de Montreal, donde François Brouillard, experto en recolección de setas, y su compañera, la chef Nancy Hinton, preparan exquisitas cenas los viernes y sábados en Jardins Sauvages.
Aquí encontrarás todo tipo de especie de este alimento, como los chanterelles que son los más carnosos hasta las delicadas y suaves morillas.

La temporada de recolección de hongos se extiende de junio a principios de octubre, y 2009 será el primer año en que Jardins organizará excursiones, en las que los participantes podrán trepar, excavar y aprender sobre las variedades forestales comestibles de Québec y claro está, después tomar una clase de cocina con Nancy.

Un platillo típico de la región de Saskatchewan, en especial Scott Lake, es el pescado. Aquí se práctica mucho la pesca, sobretodo en el albergue Scott Lake Lodge, el cual está rodeado por 50,000 hectáreas de agua, sin incluir las zonas de pesca con mosca accesibles únicamente en avión.

Aquí el personal prepara desayunos, comidas y cenas, como podría ser un lucio marino en salsa de ajo y miel, sopa de trucha y gumbo de tímalo, pero si lo prefieres uno puede cocinar lo que haya pescado.

Ahora el turno es para la buena bebida, en la Columbia Británica se encuentran los viñedos de Summerland, ahí esta la bodega Hijas Bonitas Winery and Vineyard que empezara a ponerse a trabajar oficialmente desde el año 2003, donde la especialidad es la venta de cajas de vino Merlot, pero claro, no sin antes tomar una visita guidada de dos horas en helicóptero por toda la zona, sobrevolando la ciudad de Kelowna y otros viñedos de la región. Desde tu ventanilla podrás echar un vistazo al área montañosa de Osoyoos y a los verdes valles de Peachland y Summerland.

Una vez de vuelta en tierra firme, te espera en Hijas Bonitas un almuerzo de mariscos frescos, pastas y verduras locales, durante el que degustarás siete variedades de vino. Lo mejor de todo es que esto se puede disfrutar cualquier día del año.

0 comments

You must be logged in to post a comment.