alberca-principal-6

Cuando nos hablan de que un hotel es todo incluido por lo general lo asociamos con hoteles casinos de Las Vegas para jugar y gastar todo lo posible en sus maquinitas o en servicios deficientes con tal de bajar los costos, por suerte esta no es verdad.

Uno de los casos contrarios es el Park Royal en su versión Cancún o la de Cozumel, ambas de muy buena calidad y servicio humano. Claro, uno con más lujos arquitectónicos que otro pero ambos sin duda ideales para pasar unas vacaciones alejados de todo el tumulto de una metropoli.

Aquí la mayoría de los huéspedes son extranjeros, y esto es debido a que la forma más fácil de ser parte de Park Royal es mediante una membresía, la cual actúa a nivel mundial y de la que 78 mil personas ya son socios. Esta membresía tiene una vigencia de 30 años o más, según el plan en el que se contrate pero con ella puedes ingresar en base a sistema de puntos en cualquiera de sus 180 propiedades ya sea en Brazil, México u otras partes del globo.

La otra manera de llegar a estos hoteles, es como huésped ocasional, ya que esta abierto al público en general, la única diferencia es que se da prioridad a los miembros.

Como todo All Inlcusive, la comida y bebida corren por parte del hotel (claro, tuya pagaste tu membresía) con excepción del Spa y el gimnasio, pero no es de alarmarse, ya que los costos son muy significativos. Esto es debido a que las empresas de ambos servicios están en forma de alianza y no son parte de Park Royal.

Sobre la comida podemos decir que cubren las necesidades básicas en diferentes maneras ya que tienen 3 Snack Bars repartidos por el hotel, donde tienen pizzas y te pueden hacer hamburguesas y hot dogs. Estos están cerca de la playa, de las albercas y del jacuzzi con vista al mar, el cual es infaltable en tu visita.

Cuenta con tres restaurantes, dos de ellos (mexicano e italiano) requieren de reservación previa y donde el menú es a la carta. Otro detalle de estos dos, es que son para mayores de 12 años, lo que los hace más íntimos y elegantes, así que para ir a ellos deja el traje de baño y bermudas en la habitación.

Mientras que los restaurantes principales ya sea para desayunar o las demás comidas esta abierto a cualquier hora, aquí la diferencia es que es buffet, y siendo sinceros mientras más temprano llegues tendrás más y mejor alimentos.

Otro buen atractivo son los bares, los cuales están abiertos hasta altas horas de la noche y donde te pueden servir desde un simple caballito de tequila hasta una bebida más elaborada.

Las habitaciones son sencillas, sin grandes lujos ya que no estás mucho tiempo dentro de ellas, son de colores claros y cuentan con servicios básicos, algo extraño para un hotel de este nivel es que no cuenta con radio despertadores y televisión de pantalla plana. No es que sean muy importantes pero si es común hoy en día ver esto. Eso si todas tienen terraza con vista a la playa, lo cual lo hace el mejor paisaje posible.

Además aquí se ofrecen otros servicios interesantes, como venta de boletos de avión y tours por la ciudad con costos muy bajos, incluso que de agencias de viajes. Otro extra, es dependiendo tu estancia entrada a otros sitios cercanos como Cinemark para ver una película o Carlos & Charlie’s, el reconocido restaurante bar y el servicio de traslado al aeropuerto.

Un detalle en el hotel de Cancún es que cuenta con una ruina maya federal, algo muy llamativo para el hotel pero también un poco extraño, este lleva de nombre El Templo del Alacrán. Por su lado, el de Cozumel no tiene este tipo de templo pero si cuenta con un teatro al aire libre, el cual esta diseñado en sus escalones a la manera de Chichen Itza y tiene shows seguidos.

Un Vistazo a Park Royal Cozumel

[nggallery id=34]

Un Vistazo a Park Royal Cancún

[nggallery id=35]

1 comments

You must be logged in to post a comment.