colola

La Costa de Michoacán, cuenta con 217 kilómetros de litoral en el Pacífico y un sinnúmero de sitios con alto potencial turístico como esteros, acantilados, playas poco conocidas y artesanía, además del atractivo de los santuarios de la tortuga marina, que poseen un conjunto de ricas manifestaciones patrimoniales y culturales de los nahuas.

A esta riqueza de múltiples atractivos naturales y culturales, se suman los paradores turísticos que forman parte de un esquema de hospedaje y alimentación impulsado por la Secretaría de Turismo del Estado en participación con otras instancias gubernamentales y privadas, para incentivar la economía de regiones y comunidades del estado con amplios atractivos.

Los paradores turísticos constituyen una de las más novedosas opciones de impulso al turismo de naturaleza, como parte de la estrategia de diversificación y especialización de los productos turísticos.

Características de los paradores turísticos

Se basan en pequeños paradores que no compiten con los grandes desarrollos de otros destinos de sol y playa sino que se complementan y pretenden ser servicios diferentes a lo tradicional, respetando la propiedad de los indígenas que habitan la región, quienes no están interesados en la venta o coinversión.

Su estructura rescata la tipología arquitectónica tradicional de la región y se trata de palapas para hospedar a quienes deseen utilizar bolsas de dormir, hamacas o tiendas de campaña, en cabañas individuales de gran calidad o en espacios comunitarios.

Dependiendo de la localidad, cuentan con cabañas con capacidad de 1 a 12 personas, albergues hasta para 40 personas, restaurante, módulo de servicios sanitarios, pórtico y caseta de vigilancia, tienda y caseta telefónica.

A nivel mundial, los destinos de sol y playa continúan siendo la primera opción que se elige para vacacionar y en el caso de Michoacán, la oferta se diversifica para todos los presupuestos y edades al ofrecer entre sus diversos atractivos naturales de sol y la playa, el snorkel, buceo, surfing, paseos en lancha por playas y esteros, pesca deportiva, observación de flora y fauna, y los tours ecológicos y culturales además de la venta de artesanía de las comunidades indígenas.

Adicional a esto, uno de los principales atractivos con los que ahora cuenta la costa de Michoacán es el andador de 820 metros lineales que se ha convertido en un espacio de esparcimiento y atractivo turístico, la creación del Malecón del Río Balsas.

La Costa Michoacana cuenta con tres elementos fundamentales para el desarrollo turístico exitoso: un gran potencial turístico, buenos accesos y un mercado potencial atractivo.

Los paradores de la comunidad indígena que se encuentran a lo largo de la Costa Michoacana son La Ticla, Ixtapilla, Colola, Maruata, Zapote de Tizupan, Faro de Bucerías y Palma Sola, y en el caso del parador la Manzanillera, dejó de ser propiedad comunal y se convirtió en un proyecto familiar que continúa operando para el servicio de los visitantes.

Aprovecha la oportunidad de vacacionar de forma diferente, en un estado que ofrece mil y un maravillas por descubrir.

Para mayores informes visita www.michoacan.gob.mx

0 comments

You must be logged in to post a comment.