Fotos y Texto: Alicia Boy

Cada paisaje de Guatemala es un volcán, con formas cónicas perfectas, cicatrices creadas por sus propias erupciones que los deforman, muchos de ellos en pleno reposo y albergando un lago. Para observarlos solo hay que asomar la cabeza desde la ventana y encontraremos volcanes como Fuego, Agua, Acatenango, Tolimán y Pacaya. Mismos que se pueden contemplar desde el Lago Atitlán, como en la Antigua, Amatitlán y la capital.

El Pacaya es uno de los más turísticos. Su cercanía, tanto a este poblado colonial como a la capital del país facilita su visita. Hasta hace poco se podía acercar lo suficientemente a él para admirar de cerca sus ríos de lava. Sin embargo el 27 de mayo del año pasado, hizo erupción con tal fuerza que la columna de ceniza alcanzó hasta 1,500 metros de altura afectando a la Ciudad de Guatemala y otros 3 departamentos. Además causó el cierre del Aeropuerto Internacional La Aurora por cinco días, pues produjo una lluvia de arena volcánica.

Antes de que ocurriera este acontecimiento tuve la oportunidad de visitarlo, pero de una forma completamente cercana, sin asumir que era un gran riesgo, pues la naturaleza es impredecible, y por si fuera poco, los guías locales han perdido todo temor al volcán, como habitan en los poblados que se hayan a sus faldas, están acostumbrados a cualquier actividad, ya sea una pequeñas explosiones o algún temblor. Entonces resulta sencillo para ellos acercar al turista a distancias muy cortas de la lava, y ese no es el único riesgo, al escalar sobre rocas volcánicas filosas y sueltas, se puede perder el paso.

Tengo que admitir que la experiencia es increíble. Mientras te acercas progresivamente también se siente cómo la temperatura va en aumento, hasta ver el naranja incandescente que desciende con lentitud por los costados del volcán. Como el ser humano es curioso por naturaleza, no faltó quien tuviera la oportunidad introducir una vara a la lava, para ver cómo se incendia y al mismo tiempo se petrifica el fluido rojo al enfriarse con el aire, gracias a la inocencia y falta de fuertes medidas de seguridad.

Sin correr riesgos
Desde Antigua sale el mayor número de excursiones tanto en la madrugada como en la tarde, los locales recomiendan durante la época de lluvias salir temprano, ya que por lo general llueve todas las tardes y eso dificulta el ascenso, además siempre la visibilidad es mejor por las mañanas.

Hay que subir a través de veredas en medio del bosque tropical, desde un pequeño poblado llamado San Francisco de Sales, ahí ya están preparados los caballerangos y el café, uno de los productos de orgullo nacional que sirve para despertar e iniciar la caminata.

El recorrido se puede hacer a pie, pero si gustas disfrutar el trayecto a caballo existe la posibilidad de rentar uno a 100 quetzales solo la ida y otro tanto de regreso, pero ya será tu elección, porque los prestadores turísticos tratan de convencer de que es necesario. Es importante saber que para los senderos que se van a recorrer, es indispensable vestir jeans y zapatos rudos que permitan realizar esta actividad, sino será prácticamente imposible que vivas esta experiencia.

También es importante señalar que bajo las rocas por las que se camina, es probable que fluya un río de magma, o que los gases y el vapor pueden quemar fácilmente. Mientras se avanza la temperatura va en aumento, así que les recomiendo tener mucho cuidado pues en mi caso resultó que los tenis que llevaba puestos empezaron a pegarse a las rocas, la suela se estaba derritiendo.

Al final nadie salió dañado, sin embargo al hacer conciencia de los hechos, todo pudo haber tenido consecuencias fatales. Después de unos meses me enteré de la muerte de un par de turistas y un guía por el derrumbamiento de una roca incandescente. Por eso es importante tomar en cuenta las recomendaciones que les doy, existen formas más seguras para aventurarse a conocer este volcán.

Solo no hay que acercarse tanto, además se puede ver desde las carreteras: Antigua, Los Pozitos o el lago Amatitlán y desde el poblado de Barillas. Es posible pedir permiso a los dueños de la Finca El Amate localizada a un lado de la aldea Los Pozitos, desde ahí se pueden ver ríos de lava que dejó la última erupción del volcán.

Si te atreves a correr el riesgo
Los tours que venden en Antigua son accesibles y prácticos. Las salidas son en la madrugada y por la tarde, pero es muy riesgoso el acceso. Recomiendo llegar hasta donde se encuentran las rocas volcánicas y no pasar de ahí porque no existe salida rápida del lugar.

Tours a Pacaya:
Turansa: cuenta con tours tres volcanes de Guatemala: Pacaya, de Fuego y de Agua. http://www.turansa.com/castellano/paginas/tours/adventura.htm

Pacaya Expeditions Agencia de Viajes: 4 C Poniente No.34, Antigua. Tel. (502) 78329224, pacayaexpeditions@gmail.com

¿Cómo llegar?
Interjet es una excelente opción para volar a Guatemala con todas las comodidades, servicios de calidad y precios accesibles. Para mayor información consulta www.interjet.com.mx

0 comments

You must be logged in to post a comment.