Irlanda es sin duda un lugar para descubrir, una isla mágica que llama la atención por los misterios que esconde. Sin embargo, la parte la más conocida de Irlanda es la parte sur de Irlanda, ya que la isla está dividida entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte. La segunda forma parte del Reino Unido, y es principalmente protestante a diferencia de la primera que es más católica.

Esta división de religiones y territorio hizo que Irlanda del Norte fuera más conocida por los ataques terroristas que sufrió que, por sus atractivos turísticos. Pero la paz ha regresado a las calles de Belfast desde hace varios años y a pesar de que existen aun grupos más o menos extremistas, la vida de los irlandeses no es diferente que la de los mexicanos o los franceses. Así que si te interesa descubrir un lugar original, y mágico Irlanda del Norte es una muy buena opción.

De la ciudad a la tierra de gigantes

Irlanda ofrece un menú variado de visitas y actividades, para el gusto de cualquier viajero. Para aquellos que les gusta la visita de ciudades y pueblos, pueden comenzar por descubrir Belfast, y sus principales monumentos como la Gran Opera de estilo victoriano, le City Hall o la catedral protestante de Santa Ana. Sin olvidar la ida al pub, que es casi obligatoria ya sea para tomarse una cerveza Guinness, una sidra de pera o un jugo de naranja, cada quien sus gustos, un buen lugar es el Crow Liquor Salon, en el cual podrá vivir la tradición del pub Irlandés.

Para salir un poco de la agitación de la ciudad, visite el Ulster Folk and Transport Museum. Este museo se divide en dos zonas una dedicada a los transportes, y otra que lo invita a un viaje al siglo pasado, ya que el museo está compuesto de casas, granjas, escuelas, iglesias, y otras construcciones antiguas, algunas traídas ladrillo por ladrillo desde diferentes lugares de Irlanda y otras son replicas de tamaño real. Pero el museo no se limita a la arquitectura, ya que reproduce el estilo de vida de la época, podrás platicar con el herrero o con el tejedor de canastas, visitar las casas hasta la cocina, visitar las iglesias o sentarte en las bancas de la escuela del siglo pasado. Para los amantes de los dulces, justo enfrente del primer edificio de información el “visitor center”, encontraras la “corner shop”, donde podrás comprar una gran variedad de dulces que podrás probar mientras recorres el museo, así al final de la visita podrás volver a pasar para hacer tu stock de tus golosinas favoritas.

Si te quieres alejar de los ruidos de la ciudad y entrar a la magia de Irlanda, el lugar ideal es la calzada de los gigantes, The Giant’s Causway. Es uno de esos lugares que nadie sabe precisamente como se formaron, y por qué solo existe un lugar así en el mundo, pero cada quien tiene su teoría. La calzada es una formación de columnas situada en el condado de Antrim, en la costa norte de Irlanda. El ambiente es único, se respira un aire fresco y húmedo proveniente del mar, las olas chocan y se imponen sobre una parte de las columnas. Es un espacio donde la naturaleza te demuestra toda su grandeza, si te detienes un momento y cierras los ojos, sentirás la vida y la fuerza de la madre Naturaleza.
La calzada se compone de 40 mil formaciones de basalto que parecen columnas pentagonales o hexagonales y que pueden alcanzar hasta 12 metros de altura. Los geólogos explican esta formación por una erupción volcánica de hace más de 60 millones de años. Pero cuenta la leyenda dos gigantes rivales, uno en Escocia el otro en Irlanda, se desafiaban todos los días, hasta que un día, el gigante irlandés Fin Mac Cool decidió construir un camino sobre el mar aventado piedras para poder llegar del otro lado sin mojarse.

Cansado de construir el camino, MacCool se durmió durante horas. Mientras el dormía, el gigante escocés Benandonner decidió atravesar el camino para llegar a Irlanda. La esposa de MacCool, al ver el inmenso tamaño del gigante escocés, se dio cuenta que éste era mucho más grande que su marido, así que antes de que llegara, disfrazo a su marido como si fuera un bebe. Cuando Benandonner llego vio un bebe gigante dormido. Viendo el tamaño del bebe, se imagino que su padre debía de ser enorme, así que se regreso a Escocia destruyendo el camino para no ser perseguido por MacCool.

Como podrás ver las opciones no faltan e Irlanda del Norte tiene lo necesario para todo tipo de viajero, disfruta de la historia y la arquitectura de la ciudad, viaja al pasado, o déjate llevar por la magia de los paisajes irlandeses, además podrás buscar duendes al final del arco iris ya que en Irlanda… todo es posible.

0 comments

You must be logged in to post a comment.