Mis muy estimados viajeros cibernéticos:

El próximo martes de septiembre estaremos en la Ciudad de México. Visitaremos la exposición José Saramago: la consistencia de los sueños en el Museo de San Ildefonso. Nos iremos en el Metro y bajaremos en la estación Allende y caminaremos unas cuantas cuadras para llegar al lugar. Es recomendable llevar ropa y zapatos cómodos, ya que estaremos de pie la mayor parte del tiempo.

José Saramago es un escritor portugués, ganador del Premio Camões en 1995 y del Premio Nobel de Literatura en 1998, de origen humilde, criado por sus abuelos, conocedor profundo de las necesidades de la gente del pueblo, cuyo apellido debiendo ser Sousa fue Saramago gracias a un lapsus brutus que tuvo un funcionario en el Registro Civil.

Fue melómano de corazón y por ello se han estado presentando varios conciertos en el museo. Los músicos son estudiantes destacados de la Escuela Nacional de Música de la UNAM. El programa es paralelo a la exposición y se intitula Música para Saramago.

Viajeros, escogí este martes porque, además de que la entrada es libre, hay música clásica. Existen dos horarios: a las 11:00 y a las 16:00. ¿Cuál prefieren? Espero sus propuestas para armar un bonito programa. Los conciertos son de una hora y el recorrido puede tardarnos hasta dos horas fácilmente.

¿Qué hay que ver en la exposición? Su medalla del Premio Nobel de Literatura; su despacho; sus fotografías; sus manuscritos, mecanoscritos y a computadora; sus libros, sus documentos, sus diarios, etc.
Es raro que un escritor tenga un sitio en un museo como exposición. Es una combinación de todo, es él en esencia, es simple y llanamente Saramago.

Todo esto lo pude corroborar el pasado 31 de agosto, fecha en la que asistí a un recorrido que diera el escritor y locutor Julio Patán. La cita fue a las ocho de la noche y recorrer la exposición con este apasionado de las letras fue un agasajo de primera.

Quiero compartir con ustedes dos de sus pensamientos que a mí en lo personal me gustan mucho:
“He aprendido a no intentar convencer a nadie. El trabajo de convencer es una falta de respeto, es un intento de colonización del otro.”

“Todo el mundo me dice que tengo que hacer ejercicio. Que es bueno para mi salud. Pero nunca he escuchado a nadie que le diga a un deportista; tienes que leer.”

Espero sus propuestas de horario.
La dirección del museo es Justo Sierra No. 16, Col. Centro.
Para mayores informes sobre las actividades: www.sanildefonso.org.mx

Hasta entonces,

Tere Resa
tesiana_57@yahoo.com.mx

P.D. Además de sus exposiciones temporales, el museo cuenta con murales de Orozco que podrán disfrutar en este paseo virtual. Les gustará.

No se pierdan de esta reseña de Ensayo sobre la ceguera

2 comments

  1. Tere, gracias por la recomendación…
    Es impresionante llegar a la sala de exposiciones y encontrarte con la sorpresa de un concierto en vivo y a todo color, ¡ahí mismo! De entrada te dan ganas de quedarte… a mi me tocó un cuarteto de flautas, muy talentosos músicos. Vas recorriendo las salas y reflexionas acerca de que Saramago, a pesar de ser un hombre extraordinario y talentoso, vivió una vida tan normal como la de cualquiera. Un hombre de convicciones fuertes y fiel a sí mismo….
    Me encantó la sala del Premio Nobel, está muy bien expuesta. No dejen de ir, no se pierdan este estupendo recorrido…
    P.D. ¡Ya quiero comenzar a leerlo!

    1. Julia:
      Muchas gracias por tu comentario. Saramago siempre será una sorpresa grata. Y el concierto es un plus a la exposición.
      Un saludo,
      Tere

You must be logged in to post a comment.