Un lugar paradisiaco situado en una antigua capital del norte de África, da la bienvenida a los amantes del sol, personas en busca de romance, aventureros, aficionados del spa, apasionados de la historia, gourmands, intrépidos compradores y familias en busca de experiencias inolvidables, a Four Seasons Hotel Marrakech.

El hotel amurallado de 16 hectáreas, localizado dentro de la apasionante ciudad de Marruecos, ofrece 141 habitaciones y suites, tres restaurantes de especialidades y dos más por abrir, así como un suntuoso spa y un sinfín de opciones para la relajación y exploración, en donde se crearán recuerdos perdurables.

Incluso antes de su arribo al hotel, los huéspedes pueden contar con la amable atención del personal de Four Seasons, para garantizar que durante su estancia no tengan que preocuparse por nada, ya sea que su visita sea de negocios o de placer, para un largo hospedaje o un evento especial.

“Una de nuestras prioridades es asegurarnos que cada huésped saque el mayor provecho de su tiempo mientras se encuentre con nosotros”, señala Jean Claude Wietzel, Gerente General de Four Seasons Hotel Marrakech.

Inspirado en el cercano centro histórico Medina, el hotel presenta una versión moderna de la arquitectura tradicional marroquí. Comenzando por pabellones rosados con detalles grabados a mano, rodeados por piscinas iluminadas por el sol, bellos jardines, senderos y fuentes que complementan un impactante escenario, contiguo a los famosos Jardines de la Menara.

Por su parte, las edificaciones se planearon de baja altura para no obstruir las impresionantes vistas de las montañas nevadas del Atlas y los Jardines de la Menara, detrás de las palmeras del hotel. A su vez, las instalaciones evocan una medina marroquí, repleta de riads; tradicionales casas marroquís con jardines interiores, conectados por galerías, pasillos y patios. Cada una de las espaciosas habitaciones y suites tienen su propio balcón o terraza con vistas a las montañas, a los Jardines de la Menara o a los bellos escenarios del hotel.

Oferta de apertura

“Para celebrar su gran inauguración, el Four Seasons Hotel Marrakech ofrece diversos paquetes diseñados para introducir a los viajeros a la ciudad, de una manera que nunca han experimentado”, comenta Wietzel.

El Paquete de Bienvenida ofrece un crédito de Spa y flexibilidad en check-in y check-out para poder disfrutar al máximo la estancia, mientras que el Paquete Bed and Breakfast incluye un desayuno buffet en el restaurante Solano-Brasserie du Sud. Cabe destacar que los huéspedes pueden combinar ambas opciones para una estancia más placentera.

Los lunamieleros pueden disfrutar del desayuno en la intimidad de la terraza de su habitación, antes de deleitarse en el Spa con un tratamiento de pareja de dos horas. Y para los amantes de las compras se ha diseñado un paquete que incluye una excursión de dos horas a los souks o mercados tradicionales, con un guía privado que los llevará a los mejores lugares para adquirir los famosos productos de piel de la región, así como artículos de bronce y seda.

Los grupos también son bienvenidos en el Four Seasons Hotel Marrakech, ya que se ofrece un paquete de reuniones especiales, el cual pone a su disposición un profesional equipo de organizadores de eventos. “Nuestros especialistas en eventos se encuentran recibiendo muchas solicitudes para la organización de bodas, galas y eventos corporativos en el Salón Adgal, asimismo contamos con cinco espacios adicionales además del jardín, el spa y opciones de cenas privadas en nuestros restaurantes, de modo que el Hotel Four Seasons Marrakech está listo para darles la bienvenida”, menciona Wietzel.

Diversión familiar o Escapadas románticas para parejas.

Para las familias y grupos de amigos el Four Seasons Hotel Marrakech ofrece una gran flexibilidad para satisfacer todos los gustos. Para empezar, el hotel dispone de dos piscinas entre sus jardines; una familiar y una exclusivamente para adultos. Four Seasons también presenta las únicas instalaciones supervisadas para niños de toda la ciudad, llamado Kids for All Seasons, además de un sinnúmero de comodidades para las familias, desde carriolas, cunas, sillas altas para bebés, menús infantiles y servicio de niñera, que permitirá a los adultos, la libertad de realizar sus actividades con toda la confianza. Adicionalmente las habitaciones que se conectan por medio de un vestíbulo privado son la mejor manera de mantener a la familia más cerca.

“En cierto modo, el Four Seasons Hotel Marrakech es un destino en sí mismo, ya que ofrece un gran espacio para explorar, así como muchas actividades, por lo tanto nuestros huéspedes pueden convertir su estancia en una experiencia completa y no salir de la propiedad”, anticipa Wietzel.

El Four Seasons Hotel Marrakech es también un oasis romántico, con espacios privados y una amplia variedad de experiencias para compartir en pareja. Cada habitación y suite tiene su propio balcón o terraza, ideales para degustar tranquilos desayunos o románticas cenas, mientras que la piscina para adultos permite disfrutar relajados días bajo el sol. Por su parte en el Spa se ofrece un pabellón de parejas con una entrada propia y una serie de suites privadas donde se podrán vivir momentos de relajación y renovación.

El Spa de Four Seasons Hotel Marrakech

Ubicado entre bellos jardines, el Pabellón Neroli, nombrado así por la aromática flor de azahar que perfuma el aire y la cocina de Marrakech, invita a las parejas y a los huéspedes en busca de una experiencia de spa única. Este exclusivo espacio ofrece una discreta entrada privada y cuenta con dos suites de spa de lujo, además de un hammam o baño turco contemporáneo.

Los rituales del Spa incluyen el tratamiento insignia “Las mil y una noches” que consiste en un baño de vapor y un ritual tradicional de esencia de humo, seguido por una exfoliación de azafrán, granate y rosa, para posteriormente aplicar un vendaje corporal de flor de naranja, y finalizar con un tratamiento facial con aceites de rosa, jazmín y flores de naranja. También se encuentran disponibles baños turcos individuales como el “Marrakech Indulgence”, “Baño Turco Suave” y un largo “Ritual Marroquí”.

El Spa tiene además un segundo pabellón con 15 salas de tratamiento. En él se proporcionan faciales con productos de la marca Natura Bissé, incluyendo el facial “Casanova” diseñado sólo para hombres. En cuanto a los masajes, los tratamientos son realizados con productos de ILA, como el “Masaje de Espalda Kundalini”, nombrado así por la diosa de la conciencia con forma de serpiente, así como el “Masaje Manipura”, que significa “hermosa joya” en sánscrito.

En tanto para los viajeros activos, el Spa proporciona tratamientos y masajes para la recuperación de músculos agotados por el deporte, por medio de una piscina relajante de hidromasaje. Los tratamientos de vendaje y exfoliación hacen uso de esencias locales como azafrán y flores de naranja, así como los mejores ingredientes importados como los cristales de sal del Himalaya, hierba limón y algas marinas, para plasmas terapéuticos. Adicionalmente el salón del Spa ofrece tratamientos de cuidado de manos y pies, así como peluquería y depilación.

Una aventura marroquí personalizada

El Four Seasons Hotel Marrakech está situado en la parte central de la ciudad, frente a los Jardines de Menara y a unos pasos de la Medina y de los legendarios souks o tradicionales mercados. Dentro de la propiedad se ofrecen canchas de tenis y a 15 minutos en coche se puede tener acceso a 4 campos de golf.

El equipo de concierge de Four Seasons puede organizar desde excursiones a la playa, hasta viajes a una estación de esquí, así como vistazos al mundo antiguo o a los lugares más modernos. Todo es posible en este destino, ya que los se atenderá hasta a los huéspedes más aventureros que quieran admirar lo alto de las montañas Atlas en helicóptero, o tomar una cuatrimoto para explorar el desierto, los cañones y las colinas rocosas a unos minutos en las afueras de Marrakech.

Por su parte, para las personas interesadas en la cultura tradicional, pueden visitar un pueblo bereber en las montañas. Y de regreso al hotel las opciones para cenar incluyen Solano – Brasserie du Sud, llamada así por el viento que acaricia el sur de Marruecos, así como el restaurante Azzera junto a la piscina, con su mostrador de piedra del mismo nombre, o el Bar Lounge Inara, que en árabe significa “luz natural”.

Adicionalmente, durante octubre de 2011, Four Seasons Hotel Marrakech presentará un restaurante y un lounge al aire libre, que no tendrán comparación en Marruecos.

El Chef Ejecutivo, Christophe Gillino de nacionalidad francesa ha creado un menú Provenzal para el restaurante Bleu d’Orange, que fusiona ingredientes locales para elaborar frescas interpretaciones de la clásica cocina francesa. De modo que los amantes de la gastronomía puedan deleitarse con especialidades como una tarta de aguacate con ensalada de habas y niçoise de alcachofa, camarones con esencia de naranja y zanahoria servidos con mostaza granulada y perejil; sopa Bouille, interpretación Bleu d’Orange de la tradicional bouillabaisse (sopa de mariscos), cordero alimentado con pasto de la cordillera del Atlas con limón y aceitunas, pato asado con higos, anís y calabaza, y de postre pastel fondant de chocolate con reducción de regaliz de cereza, crème brulée congelado con vainilla Bourbon o naranjas crujientes con reducción de balsámico de fresas y pimienta recién molida.

Por su parte Zest @ Bleu d’Orange situado arriba del restaurante y con una impactante vista de las montañas del Atlas, será el mejor lugar de la ciudad para disfrutar cócteles al aire libre y espectáculos de música en vivo, mientras se admira un mágico atardecer sobre los Jardines de Menara.

En Marrakech, el viaje apenas comienza.

0 comments

You must be logged in to post a comment.