Texto y fotos: Olivia Galvan

Sin duda una de la ciudades patrimonio de la humanidad más sorprendentes de México es Guanajuato, uno puede pasar días recorriendo sus calles y admirando sus edificios coloniales. El viaje a Guanajuato comprende algunas paradas inesperadas que bien satisfacen la curiosidad del viajero: Celaya es una de ellas. Todos hemos probado su deliciosa cajeta pero no todos hemos detenido nuestro paso para conocerla. Por ejemplo sus templos de estilo neoclásico, plateresco, y barrocos, son de admirar.

Celaya es más que cajeta

Una de las cosas que más me sorprendió es su gente. No había pasado ni 10 minutos de mi caminar por el pueblo cuando me abordaron para ofrecerme información e indicarme que cosas no debía perder de vista. Mi conclusión fue que todos ahí tiene alma de guías de turistas. La amabilidad de la gente y lo orgullosos que están de su te permite ver de cerca lo que realmente tiene que ofrecer este destino. Mientras tomaba algunas fotos del exterior del Templo del Carmen, alguien se me acerco a decirme que no debía perderme de ver los murales en su interior. Así lo hice y entre las más destacadas encontre ¨La Resurección de Lázaro¨, y “El Juicio Final¨.

Frente al Templo del Carmen se encuentran desde hace casi 40 años, un puesto donde Doña Guadalupe Tierrablanca prepara unas deliciosas gorditas de migajas con carne en salsa negra o papa. A unos metros de ella encontré el puesto de Don Héctor Robles donde podemos degustar duros y tostadas, los duros son placas de chicharrón que como las tostadas se usan como base para carne tártara o cueritos.

Al igual que el negocio de Doña Guadalupe, el de Don Héctor también tiene mas de 30 años sirviendo sus delicias. No podía dejar de visitar el Convento y Templos de San Francisco que es uno de los mas grandes de México o el Templo de la Tercera Orden, todos ellos a cargo de el Arquitecto Eduardo Tresguerras oriundo de la ciudad y quien contribuyó en gran medida a embellecerla y hacerla lo que es hoy.

Mientras me encontraba admirando el monumento a éste gran artista, dos caballeros que pasaban por ahí se detienen a contarme orgullosos sobre este famoso hombre y que todos estos templos están conectados por túneles ya que por aquí pasó también la guerra cristera. El símbolo de la ciudad es La Torre Hidráulica o Bola de Agua, este se encuentra en el jardín principal contrastando con el Convento y Templo de San Francisco.

Una visión un tanto kitsch, pues no combina muy bien que digamos con la arquitectura colonial del conjunto. Celaya también tiene su propio Museo de Momias que por encontrarse dentro del antiguo panteón, se pueden visitar las tumbas y criptas del lugar. No podía evitar ir a una de las fabricas de cajeta.

La más famosa en Celaya es La Tradicional de Salgado, que la elabora de manera artesanal desde 1860. No solo su receta ha pasado de generación en generación, si no también la fábrica ya que la tradición dentro de la familia era que el negocio sólo podía pasar a manos de la mujer que se quedara señorita y no se casara, esta tradición se respetó por muchas generaciones.

Hoy en día la dueña es casada y tiene hijos. Si quieres conocer todo a cerca de cómo se hace la cajeta y los dulces típicos, éste es el lugar ya que La Tradicional de Salgado tiene visitas guiadas para que conozcas todo el proceso y además huele delicioso. Medio litro de cajeta quemada tiene un costo aproximado de 80 pesos, hay que considerar que para hacer un litros de cajeta se requieren 4 litros de leche.

Un poco de historia

La historia de la cajeta se origina en España, su nombre original era ¨leche quemada¨ y era elaborada con leche de vaca, cuando los españoles en el siglos XVIII llegan al Bajío en el estado de Guanajuato y se encuentran con una gran producción de leche de cabra entonces modifican y perfeccionan la receta original. El nombre que se le da a ese dulce de leche o leche quemada, se debe a que era envasada en un cajeta de madera delgada o tejamanil al cual hace referencia.

Hoy la podemos encontrar envasada en vidrio o pequeñas cajitas circulares de madera con lindos colores. Si el día se acaba, una excelente opción de hospedaje es el Hotel Misión Express, ya que cuenta con transporte gratuito siempre y cuando no se pase de los 10 kilómetros a la redonda. Después de haber adquirido mi buena dotación de cajeta puedo continuar mi recorrido hacia Guanajuato.

Guanajuato ciudad viva tanto en superficie como en sus entrañas

Una ciudad que inspira al romanticismo, a imaginar historias, a reinventarte. No es necesario venir acompañada para sentir todas estas emociones al recorrerla. Es una ciudad acogedora que despierta los sentidos. Guanajuato, antigua ciudad minera, famosa por sus túneles y su exuberante arquitectura, fundada en el siglo XVI hoy en día es Patrimonio Cultural de la Humanidad y sede del festival Internacional Cervantino que va ya en su edición número 40.

Esta ciudad te ofrece innumerables atractivo turísticos, conocida también como Ciudad Museo cuenta con museos como el Regional de la Alhóndiga de Granaditas, visita obligada ya que en este lugar se dieron hechos muy importantes para la historia de México. Uno de mis museos favoritos es el Museo casa de Diego Rivera, donde nace el 8 de diciembre de 1886 uno de los mas grandes pintores mexicanos, esta casa acondicionada con mobiliario de la época y objetos personales de la familia evoca un acercamiento de manera un poco mas íntima con el artista. Su colección es una de las más importante del país, cuenta con 175 obras originales y de diferentes épocas del maestro como su etapa de formación o su etapa cubista.

El museo además cuenta con dos salas temporales dónde encontramos obra de artistas más contemporáneos. En el mismo museo vemos la muestra Fragmentos, integrada por una selección de obras de escultura y grabado del maestro Javier Marín, cuyas propuestas escultóricas, deambulan entre el canon clásico de idealización de las formas y la reconfiguración de una anatomía poética. Otro museo que atrae a cientos de miles de visitantes es el de Las Momias con casi 150 años de historia, no dejan de asombrar a quien lo visitan, las momias se han convertido ya en parte de la cultura de los habitantes de la ciudad, se dice que la esperanza del guanajuatense es que si no se viajó en vida quizás algún día se haga en muerte por aquellas momias que han llegado hasta el oriente para ser estudiadas o exhibidas y porque actualmente se siguen exhumando cuerpos momificados.

La experiencia dentro del museo no deja de ser perturbadora cuerpos de pié uno al lado del otro con o sin restos de vestido en algunos sólo los zapatos quedan exponiendo una piel seca y aparentemente frágil. Otros cuerpos parecen haber sufrido mucho al momento de morir como la enterrada viva apretando fuertemente los brazos que caen sobre su rostro, los bebes con sus ropones de los que quedan todavía restos o la madre con su feto que fue extraído de sus entrañas no dejan de provocar emociones encontradas, tan encontradas y opuestas como la vida y la muerte.

Bajo la superficie de Guanajuato también hay movimiento y vida, la de los mineros que trabajan día con día en minas como la de Raya o la de Guadalupe, la de Cata o la de la Valenciana que aunque se sigue trabajando bajo tierra, y ya no en sus instalaciones exteriores ofrecen visitas guiadas para conocer cómo es su funcionamiento. En la mina experimental del Nopal, se puede bajar a uno de sus túneles fríos y húmedos, aquí es donde hacen sus prácticas estudiantes de ingeniería.

Recorrer la ciudad a pie, pasar y si se tiene buena condición porque no subir la blanca escalinata de la Universidad de Guanajuato, visitar sus iglesias, templos y la Basílica de nuestra Señora de Guanajuato. Obligatorios son el Teatro Juárez, reconocido mundialmente por su arquitectura y escenario de importantes eventos internacionales, y el tradicional y de bella arquitectura mercado Hidalgo, que fue inaugurado por Porfirio Díaz a principios de siglo XX. Cada una de sus calles ofrece algo sorprendente, desde una puerta de madera gastada pero colorida, un callejón que da a una plaza con balcones que se prestan para imaginar historias, fuentes y árboles visten sus plazas. Diferentes restaurantes hay para todos los gustos al pie de la calle principal o tomar un callejón escalonado hasta llegar a unos con terrazas altas y vistas espectaculares.

El funicular que sale del centro hacia las alturas para encontrarse con el monumental Pípila que vigila desde ahí todo ese movimiento, movimiento de ciudad dónde se juntan los residentes y estudiantes que solo la habitan de lunes a viernes dejándola para los turistas de fin de semana. Movimiento que nunca para ni en su superficie ni en sus entrañas, porque además de la minas tenemos los túneles, ese sistema de gran ingeniería tanto para la época como ahora que se utilizó para desaguar la lluvia y evitar inundaciones y que ahora sirve, también, para desaguar el tráfico vehicular que esta siempre fluyendo. Visitar el callejón del beso, o la callejoneada, son ya una tradición para los turistas, yo prefiero esa relación más intima con sus rincones encantados. Hotel Misión Guanajuato y Hotel Misión Casa Colorada.

Sabemos que la experiencia que tengas en la ciudad esta ligada al lugar en dónde te estás hospedando el hotel que elijas jugará un papel muy importante. Para este fin, el Hotel Misión Guanajuato te recibe con una refrescante agua de fruta para que desde tu llegada te sientas como en casa ya que eso será por el tiempo que tu lo decidas. Situado a 5 minutos del centro de la ciudad, su arquitectura es de estilo mexicano, cuenta habitaciones cálidas y confortables, hermosos jardines, alberca techada, cancha de tenis, Internet de cortesía y transportación gratuita al centro histórico.

Con mayor exclusividad y confort el Hotel Misión Casa Colorada, es un hotel boutique que cuenta con 6 únicas suites decoradas con arte mexicano tradicional, y por su localización en la sierra guanajuatense la vista una vista espectacular. En sus salones y terraza se han entregado muchos anillos ya que la hermosa vista y la decoración en la que se esmeran de acuerdo al gusto y presupuesto logran los escenarios más románticos para tal efecto. El restaurante cuenta con chefs de reconocimiento mundial haciéndolo uno de los lugares preferidos para los habitantes de la ciudad.

Guía práctica: Más información sobre Guanajuato:

www.guanajuatocapital.mx

http://www.festivalcervantino.gob.mx/

Más información de Celaya: www.ocvcelaya.com

Hotel Misión Guanajuato: en Camino Antiguo a Marfil km. 2.5, Col. Noria Alta.

Hotel Misión Casa Colorada: se localiza a 3hrs. 30 min. de la ciudad de México, a 1hr. 30min. de Querétaro, 1 hora de San Miguel de Allende y a 20min del Aeropuerto. En Cerro de San Miguel no. 13 col. Lomas de Pozuelos.  Ubicada estratégicamente, Celaya es la entrada al Bajío y está a tres horas de dos de las más importantes ciudades del país: México y Guadalajara, es famosa internacionalmente por su dulce típico, la cajeta.

Hotel Misión Express: cuenta con sus 60 habitaciones, Internet inalámbrico de cortesía y transporte gratuito a 10km. a la redonda. Además está ubicado a 1hora y media del aeropuerto de Guanajuato, a 30 minutos de Querétaro y a 3 horas de la Ciudad de México en la Carretera Celaya Villagrán Km. 5.8 Fraccionamiento El Puente.

Hoteles Misión: www.hotelesmision.com

0 comments

You must be logged in to post a comment.