Por Tere Resa

  “Dice Mario que a él le gustaría ser poeta también”.

Isla Negra, Chile, 1971.- El poeta Pablo Neruda está esperando la anhelada noticia desde la ciudad de Estocolmo, Suecia: ser el ganador del Premio Nobel de Literatura.

 

La noticia debe llegar por correo postal. En esta isla son muy pocas las personas que reciben cartas. Uno de sus habitantes las recibe a diario. El cartero que se las lleva es un joven enamorado de Beatriz González y se llama Mario Jiménez. De tanto llevarle cartas, surge una sincera amistad entre estos dos personajes.

 

 

 

¿Qué podrás ver en esta puesta en escena, mi querido lector? A dos almas que hablan un mismo idioma: el de la poesía, pues por ella se gana el corazón de una mujer y por ella se llega al triunfo.

 

La metáfora da unidad a toda la obra. Este recurso literario es una figura muy bella que consiste en decir una cosa por otra. Da Neruda un ejemplo:

 “Es blanca como la harina la espuma.”

 Y dice, además, que todo verso debe tener su propio ritmo. Cita un ejemplo:

 “Yo iba como un barco temblando en sus palabras.”

 La metáfora es exigente, pues requiere, del poeta, ingenio en el juego de palabras y, del lector, capacidad para decodificarlo. En poesía nada es al azar: todo se justifica; es más, todo se puede decir.

 

La poesía es universal y es de todos. ¿Con qué insecto semeja Mario la sonrisa de Beatriz? Con una mariposa. Su primera metáfora. ¿Cómo la crea?  Habrá que ver la obra de teatro.

 

En esta puesta escena se escuchan algunos poemas y fragmentos de Neruda. El “Poema XV” es, sin duda, uno de los más conocidos y pertenece a Veinte poemas de amor y una canción desesperada, obra que lo hizo acreedor al Premio.

 

 

He aquí la primera estrofa:

 Me gusta cuando callas porque estás como ausente

Y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.

Parece que los ojos se te hubieran volado,

Y parece que un beso te cerrara la boca.

 

Calma, paz, tranquilidad; una mirada hacia adentro. El hombre solo, solo frente al mar. Una propuesta de vida que tanta falta nos hace.

El cartero es una adaptación de la novela Ardiente paciencia, escrita en 1985. Es una obra en un acto; los personajes son cuatro; la trama es lineal; el argumento no presenta complejidad para su comprensión. La escenografía es sencilla y, a su vez, acogedora. Se ha seleccionado para esta puesta en escena la música de The Beatles, que son un icono de los años sesenta.

 

El autor de esta obra es Antonio Skármeta, quien nace en Chile en 1940. Cultiva la novela y el cuento. Sus libros han sido traducidos a muchos idiomas. Logra la fama internacional con la novela que hoy nos ocupa y que fue llevada al cine bajo el nombre de Il Postino; después se convirtió en obra de teatro y, finalmente, en ópera. Destacan también las novelas Soñé que la nieve ardía, No pasó nada y La insurrección, entre otras.

 

Acompañan al primer actor Ignacio López Tarso (Pablo Neruda), la gran actriz Helena Rojo (Rosa Vda. de González) y los talentosos jóvenes Erick Elías (Mario Jiménez) y Livia Brito (Beatriz González). Dirige Salvador Garcini.

 

Esta muy agradable obra de teatro dura 90 minutos y se presenta todos los viernes (19:30 y 21:30 horas), sábados (18:30 y 20:30 horas) y domingos (17:30 y 19:30 horas) de octubre, noviembre y diciembre.

Teatro Libanés:

Av. Barranca del Muerto esq. Minerva y 2 de abril, Col. Crédito Constructor, Del. Benito Juárez, en la Ciudad de México.

Mayores informes: (55) 56 62 89 24 y (55) 52 28 99 33.

El costo del boleto va desde los $450.00 hasta los $200.00.

Se recomienda para adolescentes de 14 años de edad en adelante y adultos.

1 comments

You must be logged in to post a comment.