img_4982m

Después de un ajetreado, pero memorable inicio de festival, desperté con la consigna de llegar temprano al Grant Park, pero las calles de Chicago me cautivaron. Salía del hotel a tiempo y al caminar en una soleada mañana veraniega que en contraparte con un día anterior nos mostraba una cara mucho más acogedora de la ciudad, no pude evitar apreciar los imponentes rincones que rodean a la Av. Michigan y explore los alrededores con mi cámara, cual si fuera un personaje de comedia al absurdo y tomando decenas de postales para la memorabilia. Si algún día vienen a Chicago de dejen de visitar el parque Millenium, una impresionante oda al futurismo que les obligará a tomarse unos minutos extras de su agenda.