tn_dsc_0235

Por Sandra Kan

El cielo va cambiando lentamente de color y la ciudad se ilumina. El sol ha salido desde el Pacífico y ha roto una de las reglas básicas de la naturaleza que nunca sospeché cambiarían en mi vida de viajera.

El sol Pacífico del amanecer ilumina la larga fila de barcos que esperan cruzar el Canal.

Antes, los españoles cruzaban del Atlántico al Pacífico a lomo de mula. Luego apelaron al tren y, finalmente y tras muchos sacrificios de toda índole, se construyeron estas exclusas gigantescas que equilibran el agua entre un océano y otro para que el comercio del mundo gire.

Mientras tanto el sol avanza desde el Pacífico y eso me llama la atención.

Uno espera del horizonte también una postal típica de país centroamericano, o sea una larga procesión de casas bajas y viejas o en reconstrucción y un centro pequeño donde seguramente se encuentra el Distrito Financiero.