Buscar en la oscuridad el autoconocimiento es buscar la autodestrucción.

Por Tere Resa

Acabo de concluir, estimado lector, la lectura de El cuaderno de Maya, un libro muy interesante que me atrapó desde el primer momento. Se trata de la historia de una adolescente deseosa de encontrar su propia identidad, por lo que se lleva con diferentes tipos de personas: algunas muy recomendables, otras, no tanto; y las nefastas, que son las más peligrosas, pues te acercan a lo prohibido. Eso es lo que le pasó a la protagonista y en su cuaderno escribe, a manera de diario, todos sus recuerdos, sus experiencias de vida, sus reflexiones. Nos permite leer cada página, nos deja acercarnos a sus más íntimos deseos, a sus miedos, a su felicidad, al amor.

Nos ubica en el momento actual, haciendo alusiones a la política de Chile, a la presidenta Michelle Bachelet, a Michael Jackson, los piercings, los bluyins, Harry Potter, las PC, etc.

Si observas la portada del libro, advertirás el retrato de la protagonista que se continúa en la contraportada y las solapas: una chica darketa, de ojos azules, labios muy delgados, muy blanca, tipo escandinava. Su madre era danesa. La tuvo cuando ella era muy joven. Se divorció del padre de la criatura y cada uno siguió su camino. ¿Y Maya? Se quedó a vivir con su abuela y cuando la caída de la dictadura de Allende, se fueron a vivir primero a Canadá y, después, a los Estados Unidos.

Maya conoce el amor de abuelo y una relación muy especial los une. La muerte de su Popo cambiará el rumbo de su vida.

Read More

img_5824m2

Cierre legendario de Jane’s Addiction

Las horas y los días transcurrieron sin bajar la intensidad y los niveles de energía y adrenalina. Las calles de Chicago una vez más testificaron la peregrinación de los miles de feligreses que se congregaron para escribir unos renglones más en la historia moderna. Lollapalooza concluyó en un domingo soleado y candente en verdad, aun más que los días anteriores, quizá por el clima, quizá por ser el último día de la cita señalada desde hace meses, quizá sólo era la sensación de rockear que todos experimentamos. Lo cierto es que después de 3 días de intensos conciertos, el alma del rock se contagio entre todos los presentes y los verdaderos protagonistas fuimos todos los ahí presentes.

Quienes hicimos una realidad de este festival, fuimos todos. Más que sólo las bandas, recuerdo mientras tocaban The Airborne Toxic Event su más sonado éxito de ‘Gasoline’ que reflexionaba acerca del eco que le daba sentido a todo lo que sucedía en el escenario, y ese eco, era la voz al unísono de los miles de seguidores que eufóricos vivíamos en carne propia las historias ahí contadas…

Read More