img_5824m2

Cierre legendario de Jane’s Addiction

Las horas y los días transcurrieron sin bajar la intensidad y los niveles de energía y adrenalina. Las calles de Chicago una vez más testificaron la peregrinación de los miles de feligreses que se congregaron para escribir unos renglones más en la historia moderna. Lollapalooza concluyó en un domingo soleado y candente en verdad, aun más que los días anteriores, quizá por el clima, quizá por ser el último día de la cita señalada desde hace meses, quizá sólo era la sensación de rockear que todos experimentamos. Lo cierto es que después de 3 días de intensos conciertos, el alma del rock se contagio entre todos los presentes y los verdaderos protagonistas fuimos todos los ahí presentes.

Quienes hicimos una realidad de este festival, fuimos todos. Más que sólo las bandas, recuerdo mientras tocaban The Airborne Toxic Event su más sonado éxito de ‘Gasoline’ que reflexionaba acerca del eco que le daba sentido a todo lo que sucedía en el escenario, y ese eco, era la voz al unísono de los miles de seguidores que eufóricos vivíamos en carne propia las historias ahí contadas…